smalltown

viernes, febrero 11, 2005

Ayer, en la Terminal de Ómnibus de Córdoba, vi el último número de Los Inrockuptibles, que venía con un CD de pop y rock hecho en Francia 04-05. Recordé que los CDs que traía la revista solían estar buenos y me arriesgué a comprarla. Fue una decisión complicada, porque en la tapa venía una foto de Fito Páez, así que hubo que vencer una resistencia muy fuerte.
Igualmente tomé la decisión y, por la escucha apurada que le pegué al CD, no está tan bueno. Hay un par de cosas lindas (como Bang Gang, la banda de Bardi Johansson, un loco islandés que dicen que además tiene un dúo con Keren Ann, uno de mis descubrimientos del año anterior. El dúo se llama Lady & Bird y me gustaría escusharlo), pero nada que me parta la cabeza.


Pero entonces miré de cerca la foto de tapa y no lo pude creer. Fito, obvio, tiene puestos sus anteojos. Está posando de perfil, seguramente indicándole al fotógrafo cómo quiere salir. No se trata de que ese sea su mejor ángulo (está claro que Fito no tiene ángulos buenos), sino de que así se puede ver en la foto, en la pata de los lentes, la marca: Prada.
¡El forro se hizo sacar la foto en un primer plano de perfil para mostrarnos que sus anteojos son designers label!

Bueno. No deberíamos sorprendernos tanto. Después de todo Fito es un nuevo rico. Y consiguió su fortuna en los años del menemismo. No gracias al menemismo, pero sí en esa época. ¿Por qué debería ser distinto a los otros de su clase?
Aun cuando nunca nos haya caído simpático ni mucho menos, uno podría llegar a pensar que era distinto porque por aquellos mismos años aparecía en la revista La Maga diciendo yo no soy el modelo de joven exitoso tipo Redrado (era la época en que Martín Redrado era menemista y aparecía como el joven maravilla que con apenas 30 años presidía la Comisión Nacional de Valores o algún organismo por el estilo). Pero terminó siéndolo. El artista bohemio que venía a entregar su corazón, ahora sólo quiere entregar una foto ostentosa donde quede bien en claro que su par de anteojos (uno de sus pares de anteojos) vale más que nuestro equipo de audio.
Otro motivo para recordar aquel reportaje fakeado en la Revolver cuando terminaban preguntándole:

¿NO TE DA VERGÜENZA SER FITO PÁEZ?

La única información importante de Los Inrockuptibles el la dirección de la página de Él Mató A Un Policía Motorizado. Cuando entrás, automáticamente, empieza a sonar su disco. Yo no lo había escuchado y me gustó mucho. Voto (con efecto retroactivo) a "Rock Espacial" como Mejor Canción Nacional del 2004.


posted by salvador 1:07 p. m.

Ya salió How He Loved The Moon, el nuevo disco de Current 93, que por ahora se consigue sólo en doble vinilo por Beta Lactam Ring. Todavía no lo pude escuchar, pero ésta es la primera crítica que leí:

With last year's limited concert EPs on Jnana Records and this year's How He Loved the Moon, Current 93 makes the first tentative steps outside the World Serpent Distribution umbrella that Durtro has labored under for so many years. Moon is a double LP containing nearly 80 minutes of music, a reissue and expansion of last year's Anomalous release A Little Menstrual Night Music, containing four sidelong remixes of vintage Current 93 album In Menstrual Night undertaken by Steven Stapleton, originally commissioned as opening music for a pair of Current 93 shows in San Francisco. Though conceived and recorded well before the tragic events of last November, in retrospect the album has been dedicated in memory of the dearly departed friend and collaborator, subtitled Moonsongs for Jhonn Balance. Beta-Lactam Ring have outdone themselves with this release, a deluxe double-gatefold package with colorized versions of the original sleeve art from the 1986 Mentrual LP (never noticed that giant purple phallus), as well as a beautiful bonus silkscreened picture 7" containing edited versions of the original two mixes, included with initial pressings of the album. The glossy, colorful sleeves set a new standard for Beta-Lactam releases, and the heavy, substantial vinyl should satisfy any serious collector. Here's hoping for more deluxe editions of hard-to-find Current 93 back catalog material given this treatment. The music on How He Loved the Moon is a tangential return to an earlier Current 93, when the name stood primarily for long-form, dark ambient noisescapes; multilayered cacophonies composed of dusty drones and spooky tapes loops of rattling chains and disembodied whispers. Each sidelong track is named after a chapter and verse of the Bible. Ecclesiastes XII:2 (While the sun or the moon or the stars be not darkened) mixes the source material into a series of subterranean, reverberating arterial tunnels in which all of the original elements become nebulous and subliminal. On the flip side, The Song of Solomon VI:10 (Who is she, fair as the moon, clear as the sun, and terrible as an army with banners) transforms the material into a slowly percolating dubby rhythmscape, with submerged samples bubbling to the surface and a persistent megaphone voice intoning tantalizingly inaudible imperatives. Psalm VIII:3 (When I consider the heavens, the moon and the stars which you have put in place) is the most haunting, with voices obscured behind layers of murky silence, each muffled reverberation reduced to metallic alien syllables divorced from all linguistic sense. For those who have steered clear of Current 93 for all these years because of the increasing emphasis on David Tibet's spoken-word poetic cycles, How He Loved the Moon represents a satisfying return to the early, atmospheric C93 that really just wanted to scare the hell out of you. For others, this album will seem like yet another superfluous stopgap on the path to the brand-new studio album, due later this year. For myself, I quite enjoyed this atavistic salute to lunar concerns, and could practically imbibe the exudations of magickally charged menstruum, reinvigorating me with adumbrations of the hidden nightside aeon. - Jonathan Dean

La ?edición especial? (sólo 20 copias a precio extorsivo) incluye, además d elos dos LPs, dos simples. Uno de ellos incluye, de un lado, la grabación de David Tibet en el funeral de Johnn Balance leyendo Moonbird, el poema que escribió para él ni bien se enteró de su muerte. En el otro lado está ese mismo poema, pero musicalizado con David Tibet en voz y Ben Chasny (de Six Organs Of Admítanse) en guitarra.

El texto del poema es el siguiente:

MOONBIRD for Jhonn

When I sleep
I am awake
When I see your eyes
Ferocious like a Saint's
You are a Moonbird
And have gone to circle those planets
On which you tried to live on earth

Always a great joy
Always a great pain
I saw in your great soul
Moonbird
You have taken the time
To empty time
While you emptied wine
Throwing yourself into life and then death

Your spirit was utter chaotic beauty
Tangible
Unsustainable

I always saw something
Terrifyingly immortal in you
Ready to crash through your body into lights and forests and seas

Moonbird
You are not the only broken one
But a break enough to break hearts
A savage slide
Beyond the limnal time we all know here
You have taken the time
To take our time
Into you
One final time
And you are now translucent
In the stars
Laughing
Painless
Joy

DAVID TIBET

posted by salvador 1:07 p. m.

Como mis opiniones siguen en huelga, me dedico a recomendar links. Hay gente que sí usa internet para fines interesantes. Yo sólo los acerco a ellos.

DANIEL MELERO tiene nueva página, de sobrio pero atractivo diseño y lindos sonidos de fondo. Además de publicar sus noticias (está trabajando en una banda de sonido para una película nacional), tiene su sección de Disco del mes. Como Julian Cope.

JULIAN COPE, justamente, después de publicar su último disco, Citizen Cain'd, decidió reabrir su segunda etapa psicodélica e inició el año comiéndose unos hongos mexicanos. La visión de una nave vikinga flotando en el espacio tripulada por espectros traslúcidos de estrellas de rock, lo hizo volver a reflexionar sobre el papel del rock'n'roll como instrumento de iluminación, al menos para cierta gente. Con esa idea en mente, incorpora a nuestras vidas al dúo californiano OM. Suena interesante.

Por último, para aquellos interesados en la estética de los espacios sonoros (Scaruffi dixit) y que quieran descubrir todo un complejo mundo de posibilidades descriptivas creado con la mínima cantidad de recursos posibles, les recomiendo conocer a STEVE RODEN. Los primeros temas de él que me bajé por soulseek me resultaron decepcionantes y pensé que era otro chico new age queriendo hacerse el artista sonoro paa enganchar alguna beca. Después descubrí que es todo una cuestión de actitud y paciencia. Tenés que sentarte a escucharlo con atención y ahí descubrís que no es uno del montón. Es un músico que, con nada o casi nada, te puede llevar a otro mundo y dejarte sin ganas de volver. Crop Circles, Forms Of Paper, y sobre todo Broken.Distant.Fragrant (este último junto a Tu'm) son mis recomendados.

posted by salvador 1:07 p. m.

Powered by Blogger